La LISMI (Ley 13/1982 de Integración Social de Minusválidos) establece que las empresas públicas y privadas con más de 50 trabajadores deben contratar a un número de personas con minusvalía no inferior al 2% de su plantilla.

Si no pueden realizar esta contratación, tienen la opción de acogerse a medidas alternativas de carácter excepcional (Real Decreto 364/2005, de 8 de abril).

  • Realizar un contrato de prestación de servicios en un Centro Especial de Trabajo (CEE). amadip.esment dispone de un CEE con diferentes servicios que podrán ayudar a su empresa, al tiempo que cumple con la ley: cafès.botiga y catering, imprenta, jardinería, agricultura, limpieza, alquiler de aulas
  • Constitución de un enclave laboral, previa suscripción del correspondiente contrato con un centro.
  • Hacer una donación o patrocinio a una fundación para el desarrollo de actividades de inserción sociolaboral para personas con discapacidad.

amadip.esment asesora gratuitamente a las empresas en el cumplimiento de la LISMI y la obtención de beneficios económicos y fiscales.